Daños en los procesos

Posted in Recursos y Herramientas

Daños en los procesos

El daño a paciente puede resultar como consecuencia de diferentes procesos relacionados al cuidado de salud como lo son los procedimientos invasivos y quirúrgicos. A continuación se describen tres de los daños en procesos en los hospitales.

Sobre utilización de productos sanguíneos

Aunque las transfusiones de sangre pueden salvar la vida, también conllevan riesgos que van desde complicaciones leves hasta la muerte. La variación en las prácticas de transfusión se traduce en pérdida de un recurso limitado, cuando se dan las transfusiones innecesarias y contribuye a problemas de salud pública con la escasez de productos de sangre. Por años se ha conocido que las transfusiones de sangre y productos sanguíneos conllevan ciertos riesgos y complicaciones a largo plazo, estas incluyen infección, sobrecarga de volumen ,hiperkalemia, reacciones alérgicas e inmunes, sobrecarga de hierro y aumento en la mortalidad y morbilidad.

 

Seguridad de la vía aérea

Aproximadamente 25.000 errores potencialmente mortales se producen a diario en las Unidades de Cuidado Intensivo de los hospitales. Hasta el 10 por ciento de estos eventos adversos implican incidentes involuntarios en el manejo de las vías respiratorias; más de la mitad de estos errores han sido considerados evitables. El inicio súbito, de eventos respiratorios críticos en pacientes tratados con opioides para el dolor post operatorio tienen una incidencia de 3,6 por cada 10.000 adultos. La prevención de eventos respiratorios no previstos se pueden mejorar mediante la adopción de procesos de cernimiento rutinarios en pacientes con un alto riesgo de compromiso de la vía aérea.

 

Exposición excesiva a radiación

La radiología diagnóstica, medicina nuclear y la terapia de radiación se han convertido en herramientas terapéuticas y diagnósticas rutinarias en la lucha por erradicar las enfermedades. En marzo 2009 el Concilio Nacional de Protección contra la Radiación emitió un reporte donde declaró que la exposición del paciente a la radiación se ha duplicado en los últimos 20 años. Muchos de estos procedimientos se llevan a cabo por clínicos que no han tenido entrenamiento formal sobre los efectos y la seguridad de la radiación. Como resultado, algunos pacientes y personal pueden sufrir exposición innecesaria. Los efectos negativos de la radiación pueden incluir daño en el ADN lo cual puede aumentar el riesgo de por vida de una persona de desarrollar cáncer.